Nothing lasts really. Neither happiness nor despair. Not even life lasts very long. (Brief Encounter, 1945)

jueves, 16 de octubre de 2008

El Duende

El concurso de relatos de la Escuela de Escritores y la Cadena Ser propone cada semana escribir un relato de no más de 100 palabras a partir de una frase inicial, y entre los recibidos selecciona tres que se leen en antena y luego votan un jurado y los propios finalistas. Esta semana, la quinta, he resultado ganadora con este relato que traigo aquí para recordar el momento (se enviaron más de 700 relatos).

Algún día se enterarían de quién era el que movía el espejito, el cepillo de plata y la polvera dorada, pero aún tenían que pasar algunos años. Y, mientras, mi abuela seguiría lamentando que los duendes, o los ratones, descolocasen cada noche su tocador. Mi madre seguiría atosigando a mi padre para que ingresara en una residencia a su señora madre, que daba ya demasiadas muestras de senilidad. Y yo, el hombrecito de la casa, seguiría esperando cada noche a que todos estuviesen dormidos para entrar en la alcoba de la abuela, y jugar a ser la mujer que había dentro de mí.


"La mujer que había dentro de mí" es el pie para los relatos de la próxima semana. El plazo para enviarlos acaba mañana a las 12 del mediodía.

6 comentarios:

Manuel dijo...

Pues sí... bastan cien palabras para dar forma a una hermosa historia.
Gracias por compartirla Beatriz (después de haber resuelto esos pequeños conflictos con la señora "vanidad"... ;) ). Al fin y al cabo esa es la filosofía de esta página: las palabras sacadas del cajón en donde estaban guardadas y compartirlas...
un beso y Felicidades!!

Sinsellos dijo...

La verdad es que tenemos suerte de tener internet, ya que en este siglo XXI tenemos una capacidad insospechada de difundir y compartir tantas cosas que de otra manera se quedarían en nuestros cajones: videos, fotos, cartas, mensajes, reflexiones, música, libros...

La timidez siempre le pudo a la vanidad, pero la vida pasa y hay que reaccionar a tiempo...

Gracias Manuel

Naul dijo...

¡Hola, Bea!

Enhorabuena por el relato, lo leí en su momento y me encantó. Sigo el concurso, aunque nunca he llegado a enviar nada porque me resulta dificilísimo hilar tan fino; estos microrrelatos son ingeniería del lenguaje.

Gracias otra vez por compartirlo,

Lidia

Sinsellos dijo...

Hola Lidia,
gracias por tu comentario, espero que te animes a escribir en breve, breve plazo, breve espacio.
Besos
Bea

adadebruja dijo...

Hola sigo el concurso y muchas de las semana me atrevo a presentarme. Tengo que decirte que escuché esa semana tu relato y pareció y sigue pareciendo buenisímo. Estoy encantada de haberme tropezado con tu blog. Te invito a que pases por el mio.
Continuas presentándote???
Un cordial saludo

Sinsellos dijo...

Hola Adadebruja, he visitado tu blog, ya veo que te gusta escribir ¡y no pierdes las ganas de participar en el concurso! Yo he vuelto a mandar relatos en alguna ocasión más, pero ya no lo sigo con el mismo interés. En realidad últimamente apenas escribo nada, pero son rachas.
Gracias por comentar,
un abrazo
Beatriz