Nothing lasts really. Neither happiness nor despair. Not even life lasts very long. (Brief Encounter, 1945)

viernes, 27 de octubre de 2017

EXPOSICIÓN DE MICRORRELATOS





Del 6 de octubre al 26 de noviembre 2017 hay una original e interesante exposición de microrrelatos en Castellón, organizada por Miguel Torija y Ana Vidal. Posteriormente se podrá ver en otros lugares, como Barberá del Vallés y en Canarias. La exposición incluye mi libro de microrrelatos "La vida es una palabra muy corta" (Nazarí, 2014). Merece la pena apoyar esta iniciativa, los microrrelatos son ráfagas de literatura que se posan en nuestra mirada.

lunes, 16 de octubre de 2017

EL DÍA QUE TE CONOCÍ


EL DÍA QUE TE CONOCÍ

Un caserón antiguo, un piano polvoriento, un grupo de amigos reunidos un fin de semana.

Paseos por senderos sembrados de hojas muertas, recogida de nueces recién caídas, bares con tortillas medio cuajadas, cortos de cerveza y chatos de vino tinto. Hora de regresar.

Licores en las manos, cigarrillos en los labios, repaso a la jornada,  planes para mañana.  La invitación a levantar la tapa del piano. Un poco de reticencia mía.

Los dedos derramando el claro de luna por el teclado, la tertulia que se va acallando, algunos bostezos. Desde el rincón más alejado del salón tus volutas de humo avanzando hacia mi cuello.


Con el acorde final llegó tu beso. 

Beatriz Alonso Aranzábal

lunes, 6 de febrero de 2017

PROYECCIÓN EN LONDRES

El público de Londres pudo asistir a un pase del documental "DE UN TIEMPO LIBRE A ESTA PARTE" en su versión subtitulada en inglés ("A FREER TIME WAS HAD BY ALL") el 9 de noviembre de 2016. Tuvo lugar en el marco de la inauguración de la exposición sobre la Movida Madrileña que organizó Miguel Borrego en la Red Gallery de Shoreditch (Londres). Contó con el apoyo del Instituto Cervantes y la embajada española. La asistencia de publico fue enorme y así lo atestiguan las fotografías. Antes de la proyección mantuvimos un interesante coloquio los fotógrafos invitados MIGUEL TRILLO y JAVIER PORTO, asi como un experto en el tema como es Javier Astudillo y yo misma como realizadora de la película e integrante de un grupo de la Movida (los Monaguillosh). El moderador fue David Butter, que vivió en el Madrid de la transición en sus años juveniles.









Al acabar, Javier Porto nos fotografió a Miguel Trillo y a mí. Fue una velada inolvidable. 



Una feliz coincidencia hizo que mi amiga Áurea Cuní y Per Mertanen (Décima Víctima) asistieran al evento. 


Antes de la inauguración, JULIO RUIZ me entrevistó en directo para Radio 3. Tuve la oportunidad de dar un paseo por la ciudad Lluviosa que anunciaba la aun lejana navidad.


El evento tuvo una gran repercusión en los medios de comunicación: EL PAÍSXTRART, EXPANSIÓN, LA VANGUARDIA, LA TAMUDA,  ELDIARIO, EXPRESS NEWS, REVISTA FV

domingo, 11 de septiembre de 2016

UNA NOCHE MÁGICA BAJO EL PARAGUAS Y EL CIELO RASO

Para cerrar el 2º Ciclo de Cine enla Calle que se ha celebrado en Oviedo del 5 al 9 de septiembre 2016, fui invitada por la organización (la Asociación Vecinal Oviedo Redondo, a través del fotógrafo Iván Martínez) a presentar “De un tiempo libre a esta parte” y a participar después en un coloquio sobre la nueva ola en Madrid y en Asturias.  Ese mismo día, 9 de septiembre, el periódico La Nueva España incluyó una extensa entrevista que me hizo el día anterior el periodista Luis Álvarez, asi como un recordatorio del evento ilustrado con elcartel del documental.


En una recoleta plaza del casco antiguo, denominada Plaza del Paraguas, bajo una luna creciente, se proyectó el documental ante una nutrida asistencia de público – entre el cual me camuflé – que siguió con atención e interés toda la película. Previamente, el músico Héctor Tuya interpretó varias versiones, de las que destaco “Historia de Play back” de Radio Futura, y “El hospital” de Alaska y los Pegamoides. Después, bajo un cegador foco, expliqué a los asistentes quién era y por qué saqué adelante este documental.  






Tuve la inmensa fortuna de contar con la presencia de Alberto Morante, un fotógrafo excelente que, además de haber colaborado en mi proyecto con sus fotografías de 1983, realizó un reportaje de lo que estaba pasando bajo el Paraguas. Todas las fotos de esta crónica son suyas.

No pudo asistir un gran amigo y colaborador, Pablo Martinez Vaquero, pero acudieron desde Gijón amigos comunes que me dieron una gran alegría. Juli Navas, que colabora en la revista Future Magazine y que anteriormente me había hecho una extensa entrevista, recibió una grata noticia relacionada con su actividad como poeta y escritora. Pedro Balbuena me regaló chapas de Ana Curra y El Acto, y rememoró el reciente concierte de la artista en Gijón.  También pude saludar a Ioseba Parra, que está haciendo una tesis sobre portadas de discos de los sellos independientes, además de ser bajista.



El coloquio posterior se prolongó hasta las 23.30 y fue un ameno repaso a situaciones y recuerdos al hilo del visionado de “De un tiempo libre a esta parte”. En la mesa estaban, de izquierda a derecha: Fran Elías, del grupo Modas Clandestinas, Luis Alonso, del grupo Salón Dadá, Manolo D. Abad, crítico y escritor, ejerciendo como moderador, yo misma y Rafa Balbuena, experto musical.





Una proyección inolvidable y una velada entrañable. 

domingo, 28 de agosto de 2016

Nápoles y la Costa Amalfitana

No es agosto el mejor mes para pasear por Pompeya, una ciudad rica, llena de bares, termas, villas, templos, y un gran anfiteatro. Porque el sol era implacable, y los turistas hormigueaban por todas partes. Sin embargo caminar por sus calles, asomarse a sus viviendas, respirar más de dos mil años de vida suspendida en el tiempo, era una experiencia que quería tener. Al anochecer, cuando los visitantes terrenales ya estábamos lejos de sus piedras grandes y calientes, seguro que volvieron los gladiadores, las fieras, las diosas y la vida ajetreada enmudecida por la furia de Vesubio. Que no era un dios, sino un majestuoso volcán que sigue mirando desafiante toda la bahía de Nápoles.










Torna a Surriento, decía la canción compuesta por los hermanos De Curtis (dedicada a un político que se alojó allí y de quien se esperaba mejoras para la localidad), y nosotros en nuestra breve visita volvimos. La culpa, sin duda, de la Circumvesuviana, un tren obsoleto, incómodo y lleno de gente en agosto. Pero con un trazado fabuloso: desde Nápoles a Sorrento pasando por Pompeya, Ercolano y tantas pequeñas localidades que se asoman a la famosa bahía. Tras sudar bajo el sol en Pompeya, retomamos la circumvesuviana hasta Sorrento. Teníamos un objetivo fijo: bañarnos en el Mediterráneo. Y lo conseguimos, en un establecimiento balneario a los pies de los acantilados. Había que pagar la tumbona, pero como ya quedaban dos horas para el cierre nos hicieron un buen descuento. Las tumbonas estaban frente al Vesubio, y rodeaban la zona de baño, de agua transparente entre rocas. Cuando nos íbamos observé que en la zona de restaurante había un pequeño grupo celebrando una boda. Eran extranjeros.
Desde el acantilado, al que subimos tras disfrutar del mar, les pude fotografiar, allí abajo, en esa tarde apacible de verano. La luz del sol poniente nos despidió. Una petaquita de limoncello, antes de volver al tren, nos acompañaría el resto del viaje.
Al día siguiente, sin haberlo previsto, volvimos a Sorrento para regresar a Nápoles. Lo decía la canción napolitana, "Torna(vuelve) a Surriento"... (en versión de Carlo Bergonzi)












Para acceder a la costiera Amalfitana y visitarla en pocas horas desde Nápoles, evité pensar en las carreteras (tan aconsejadas por sus increíbles vistas) por ser agosto y haber un tráfico enorme, y optamos por ir en tren hasta Salerno y desde allí tomar el traghetto hasta Amalfi. Quería tener una visión desde el mar de toda la costa, de ese enorme brazo de mar alto y poderoso que separaba la bahía de Nápoles del golfo de Salerno. Hacía mucho calor, pero el cielo se fue cubriendo, las cumbres de la costa estaban ocultas por nubes bajas y nieblas, y el efecto sobre las aguas y el horizonte fue de unas tonalidades muy diferentes a las que da el brillo del sol. Arribamos a Amalfi y, como el día anterior, nos empeñamos en bañarnos en el Tirreno. Esta vez encontramos una zona pública, de arena gris y piedras, donde relajarnos del pegajoso calor con el que el resol de Salerno nos machacó. De nuevo, la increíble sensación de bañarse bajo unos imponentes acantilados. Cayeron algunas gotas, pero eso no impidió el paseo y la vista del Duomo, que aparece de repente, como encajonado en esa pequeña y antigua villa que fue República Marinera en el siglo X. Estaba abarrotado de gente. Se veía la estrecha carretera que cruza Amalfi, en la que los coches de un sentido y de otro pasaban por turnos. En el pequeño puerto la gente hacía colas para tomar los autobuses o los traghetti. Escogimos un pequeño barco que nos llevaría, de nuevo, hasta Sorrento, tras hacer una parada en Positano, y tras pasar cerca de la isla de Capri (que no visitamos). El Vesubio, azul y misterioso, rodeado de nubes, nos despidió solemne. La circumvesuviana nos trasladaría a Nápoles, donde pudimos vivir la experiencia de la auténtica y deliciosa pizza napoletana (la pizza lleva el nombre de Margherita en honor a su reina), rodeados de napolitanos, con quienes charlamos un rato de italianos y españoles, política y de la vida.














Nápoles responde a su fama de ciudad caótica, en obras, decadente y sucia. Y también a la de ciudad viva, humana, hermosa y sorprendente. Me gustan los lugares donde las piedras perduran con el paso de los siglos y la atmósfera histórica y culta los envuelve. Me producen rechazo los lugares de cartón piedra donde se respira una falsa belleza. En Nápoles hay grandes contrastes: zonas de tráfico enloquecido y otras mucho más serenas. Desde lo alto del castillo de Sant'Elmo se tiene una panorámica espectacular de 360 grados. Es el broche final a una visita apresurada, que partió desde la plaza Garibaldi, donde está la estación de trenes, metro y de la Circumvesuviana, siguió por el corso Umberto I, entró a la Via del Duomo, después se adentró en Spaccanapoli (en realidad via San Biagio dei Librai), una larga calle que a vista de pájaro parece partir en dos Nápoles (se aprecia desde el castillo), prosiguió hasta la piazza del Municipio y luego del Plebiscito (con café en Gambrinus), para posteriormente llegar en metro al barrio del Vomero, que está en una zona alta y elegante de la ciudad. Desde allí pudimos contemplar la densa humanidad que se arracima por toda la costa y a los pies del Vesubio, cuya última erupción fue en 1944. Hace nada.


















BEATRIZ ALONSO ARANZÁBAL