Nothing lasts really. Neither happiness nor despair. Not even life lasts very long. (Brief Encounter, 1945)

martes, 20 de marzo de 2012

Atraco

He participado en el III Concurso de Nanorrelatos de la web tallerdeescritores.com, envié dos. He aquí el primero. Las bases: máximo 10 palabras incluido el título. Ya salió el fallo.


Beatriz Alonso Aranzábal

8 comentarios:

Lazaro dijo...

Y uno se queda, peguntándose, qué pasó después... ¿sin tiempo se vivía mejor? ¿llegaba todo el mundo tarde al trabajo? ¿o Tal vez todo desaparecía...?
Bonitos ojos, aunque un poco tristes... Un abrazo.

Miguel Torija Martí dijo...

Lo que faltaba que nos robaran el tiempo.

Muy bueno.

Ana dijo...

Original juego de palabras, Beatriz.
Un beso,
Ana

Beatriz AA dijo...

La idea surgió cuando un relojero arregló una correa y no quiso cobrarme. ¿Le robé su tiempo? ¿Se roba el tiempo? ¿Cuál es su valor?

El dicho dice que el tiempo es oro. En la Puerta del Sol de Madrid compran ORO, ¿por qué no compran TIEMPO, también?

David Moreno (No Comments) dijo...

Es lo último que nos queda, con lo rápido que desaparece, que nos lo roben.

Un saludo indio
Mitakuye oyasin

Beatriz AA dijo...

Hola David, me alegra saludarte, lo mismo te digo... sea lo que sea ;-)

7 Plumas dijo...

La idea es genial. Felicidades Beatriz

Beatriz AA dijo...

Muchas gracias 7 Plumas por compartir tu apreciación, un abrazo

Beatriz