Nothing lasts really. Neither happiness nor despair. Not even life lasts very long. (Brief Encounter, 1945)

viernes, 2 de noviembre de 2012

Mi cuerpo en tus manos (Rose Mary Espinosa)

Hay libros que me dejan una honda impresión, no por lo que cuentan, sino por cómo lo cuentan. Por esa voz que te atrapa, sencillamente te atrapa. Y quieres seguir escuchándola. Esto me ocurrió con un libro que ahora lo vuelvo a abrir y me rindo ante el clima que logra envolverte, produciendo un enorme desasosiego. El título es “Mi cuerpo en tus manos” (Editorial Terracota, 2009), y su autora es la mexicana Rose Mary Espinosa. Me lo regaló en persona hace dos años, cuando hizo una escala en Madrid. Fue un encuentro breve, delicioso, en el que se culminó uno de esos pequeños milagros que constituyen el lado positivo y enriquecedor de internet: conocer a grandes personas.

Como he dicho en otros posts, cuando no existían las redes sociales y apenas estaban naciendo los blogs (que por un tiempo se resistieron a los anglicismos y se llamaban bitácoras), mi webCartas Sin Sellos recibía misivas de muchos países a diario. Personas que querían desahogarse y compartir, contar y comunicar. Desde el anonimato pero en algunos casos facilitando un email para el contacto personal. De aquel tiempo recuerdo la emoción de recibir cartas extraordinarias, por su contenido, por su sinceridad, por su calidad, por su calidez. Y recuerdo también reconocer a las personas que las escribían porque eran únicas, simplemente eran ellos y ellas mismas sin disfraces, aunque usaran apodos.
Una de aquellas personas era Rose Mary Espinosa, que escribía con pseudónimos pero era reconocible para mí El tiempo pasó, y el tiempo de la web Cartas sin Sellos ha pasado, aunque la mantengo porque sigo recibiendo a cuentagotas cartas imposibles.

Volviendo al libro de Rose Mary, he aquí un fragmento de “Mi cuerpo en tus manos”.
Camino muy despacio, con el fin de seguirlo hasta el taller. De pronto nos quedamos sin luz y eso me lleva a recordar otras ocasiones, cuando estábamos a oscuras, y él me decía que siempre había alguien a mi diestra. Me vuelvo hacia la derecha. Alguien respira. Apresuro el paso y percibo que alguien viene detrás de mí con pasos lentos que se van apresurando hasta el penúltimo de los escalones. Un relámpago se filtra por los cristales que sirven de techo al taller. Doy la media vuelta y lo miro de frente. El resplandor parece cegarlo momentáneamente. Apenas dice mi nombre, cierra los ojos: tal vez quiere olvidar que me ha visto y prefiere dejarme ir. No me voy. Me quedo algunos segundos más, frente a él: nuestra agitación, los truenos, mis ojos mirando sus ojos cerrados. Doy la media vuelta, sigo mi camino y siento cómo jala con suma suavidad la tela de mi falda y vuelve a dejarme ir.”
Antes de terminar, incluyo un enlace de su blog en El Universal (“Agarra tus cosas y vete”), en el  que mencionó su paso por Cartas Sin Sellos.
Gracias Rose por dejar tu agradecimiento en público. Espero tu nuevo salto al Atlántico (yo no le he dado nunca).




7 comentarios:

Ximens dijo...

Gracias por traernos a escritores a los que difícilmente llegaríamos (al menos yo). Lo bueno de estos blogs es que son las troneras de los castillos de best seller que nos permite ver por encima y llegar a autores que pasarían desapercibidos.

AGUS dijo...

Gracias Beatriz por la recomendación y por hacernos participes de la historia personal que hay detrás. Abrazos.

Beatriz AA dijo...

Hola Ximens, qué curioso, ahora estoy en una zona donde las troneras forman parte de la arquitectura tradicional. Y me encantan.

Hola Agus, hay tantas historias que se quedan en nuestra memoria, en vez de ponerlas en palabras.

Gracias a los dos, vaya mañana lluviosa, lluviosa. Un abrazo

Ana dijo...

Me ha gustado mucho la entrada, Beatriz. Ha sido como parar el tiempo un momentito. Me pasa mucho en tu blog y me encanta. Procuraré conseguir el libro,
Un beso,
Ana

Beatriz AA dijo...

Hola Ana, ¿cómo amaneció hoy en el norte? Noviembre se está aposentando. Cosas de las estaciones. Me alegro de verte. Besos

Ana dijo...

Amaneció con sol del que te entra por la habitación y te cambia el día. Pero marchó y quedó todo nublado. Mañana me voy al monte, ya te contaré.
Besos otoñales,

Graciela dijo...



Qué lindo encuentro y sigo bendiciendo a los blogs.
Abrazos, querida.