Nothing lasts really. Neither happiness nor despair. Not even life lasts very long. (Brief Encounter, 1945)

martes, 1 de abril de 2014

Atmósferas sonoras


La reciente publicación de “Sombras. Spanish Post Punk + Dark Pop 1981-1986″, en vinilo (caja con 4) y en cd (doble) por parte de Munster Records supone una oportunidad muy interesante de recuperar (o de conocer) muchas de aquellas canciones que escuchábamos a principios de los años 80.
 
Me invitaron a escribir un texto para el libreto interior, junto a Jesús Rodríguez Lenin (periodista musical) y a Carlos Entrena (cantante del grupo Décima Víctima). Lo titulé "Atmósferas sonoras". Aquí os dejo el párrafo inicial, y el final, para que os hagáis una idea.
 
Recientemente la revista EfeEme ha publicado una reseña firmada por Xavier Valiño en la que aparece un fragmento de mi texto, incluso resaltado en negrita. Me agrada compartir mis recuerdos de aquella vivencia musical.
 
"Los nombres vienen después, primero ocurren las cosas. Y lo que ocurrió fue que un sonido potente y oscuro se fue adueñando de la escena musical nada más empezar la década de los años ochenta. Luego recibiría etiquetas como música siniestra, afterpunk, gótica, etc., pero cuando surgió era una evolución más de la brillante creatividad musical que caracterizó los años de la transición democrática en España, a finales de los 70. Lo curioso es que tanto los músicos como los seguidores de esta corriente habían sido muy pop, ye-yé, ska, mod, punk y new wave. Es decir, se pasó de la efervescencia de la nueva ola, de los saltitos sincopados, del pogo, del plástico, de los colorines, hacia un terreno inexplorado al que cada grupo dio su matiz diferenciador.  
 
(...)
 
Cuanto más pasa el tiempo todo se difumina. Sé que estuve en lugares y eventos porque conservo las entradas, alguna anotación en mi agenda, pero apenas recuerdo detalles. La memoria de los años ochenta se va quedando anquilosada en lugares comunes, esos a los que acuden las revistas y periódicos cuando quieren referirse a ”la movida”, y lo que verdaderamente se vivía, un mar de emociones, excitación, sorpresas y experimentación, va quedando como un pequeño reguero en la conciencia de muchos de los que pasaron por allí.
 
La música siniestra, con sus destellos de melancolía y lucidez, marcó una época y a una generación. La música siniestra cala hondo, sigue latiendo en quien la vivió, y conserva su capacidad para emocionar a quien quiera descubrirla ahora, en el siglo XXI."
 

5 comentarios:

rubén dijo...

Hola, acabo de iniciar el proyecto 365: escribir un relato por cada día del año. Si quieres seguirme, mi blog es: http://pepitas-de-oro.blogspot.com.es

Arte Pun dijo...

Un poso de nostalgia,
de recuerdos olvidados.
Un despelote de nombres,
que como bien dices,
siempre vienen después.
Ahora, es lo que queda,
el latido en tu corazón,
y la emoción para aquél
que se pare a escuchar.
Es cierto que es otro siglo,
el XXI, pero somos los mismos.

Me han gustado mucho tus dos párrafos. Sin que se entere nadie, o mejor, con el permiso de la autora, mándame el resto.

Un beso

Beatriz AA dijo...

Hola Rubén, ya te he visitado y te sigo. Veo que te has puesto un reto para escribir que consiste en hacerlo todos los días del año. Como si fuera un diario ¿pero sin serlo?

Hola ArtePun, le preguntaré a la autora ejem ejem. Gracias por tus palabras.

Tito Cabaleiro dijo...

!Eres Beatriz,la teclista de monaguillosh!.Te recuerdo cuando eras una pipiola,además recuerdo vuestro video de Voces en la Jungla.Creo que lo pusieron en el programa que se llamaba Pista Libre,no sé si te acuerdas.Un saludo Beatriz.

Beatriz AA dijo...

Hola Tito, gracias por comentar, el video de Voces se emitió en el programa de sobremesa que presentaba Pepe Navarro, "La Tarde". Un abrazo