Nothing lasts really. Neither happiness nor despair. Not even life lasts very long. (Brief Encounter, 1945)

domingo, 8 de agosto de 2010

El relato que inspiró mi tercer corto

Antes de convertirse en guión para ser rodado, "Papiroflexia" fue un relato con el que gané un concurso que hacíamos los miembros de la web VENTANIANOS todos los meses. Era un foro literario donde aprendí a escribir a base de alegrías y sobresaltos. En realidad, aprendí a cuidar más los textos antes de dar al "enviar", que es la clave que me ha dado el paso del tiempo: paciencia, pulcritud, honestidad. Reconocer errores y emocionarme cuando encuentro la pequeña idea que se convierte en breve relato.

Lo escribí en noviembre de 2005, no recuerdo cuál era el tema del concurso mensual, y en noviembre de 2008 lo rodé en un solo día... eso sí, la historia había sufrido algunos cambios (a pesar de que echábamos cubos de agua en la acera, ninguna tormenta estalló aquel día).


PAPIROFLEXIA

Las nubes amenazaban tormenta. La librería estaba vacía. Entré discretamente en aquel pequeño establecimiento, con estanterías hasta el techo, donde un empleado se dedicaba a forrar libros de texto. Tenía ganas de leer una novela romántica, una novela que me tuviera entretenida las tardes oscuras del otoño, que ya se anunciaban.

Sólo los tijeretazos del atareado dependiente rasgaban el silencio.

Empecé a curiosear, pero al estirarme para alcanzar un volumen noté el dolor. Una lesión en la espalda me había obligado a abandonar mis clases de yoga, a las que acudía al salir del instituto. Cuando el médico me mandó reposo no repliqué. Tampoco había replicado cuando mi novio me dijo que no habría boda. Nunca busqué a nadie más. Mi casa, mi gato, mis alumnos y mis libros. Y ahora tenía a Ana Karenina para hacerme compañía.

Al acercarme al mostrador, no sé por qué pedí que me envolviera el libro para regalo.

Y entonces me quedé mirando sus manos largas y suaves que manipulaban el papel tornasolado, recortando, doblando las esquinas con suavidad, pegando el celo con cuidado. Miré su rostro concentrado, sus ojos castaños atentos, y su labio inferior, que se le quedaba ligeramente caído. Me gustaba cómo lo hacía. Y me lo estaba haciendo a mí. Deseé que no acabara nunca, y sin embargo lo hizo muy rápido. Le pregunté qué le debía.

Entonces él, con una sonrisa, me preguntó si tenía prisa.

Me quedé azorada, miré por el escaparate y vi que la tormenta ya había estallado. Dijo que mi regalo quedaría estupendo si le añadía un ornamento de papel. Sonreí. De un cajón extrajo hojas de papel de seda y empezó a decirme que le encantaba la papiroflexia, y que me iba a hacer unas mariposas de papel para acompañar al libro. “Te voy a hacer unas mariposas…” fue una frase que sacudió mis entrañas, un revolcón de mi estómago, poco acostumbrado a tantas atenciones. Y sus dedos hicieron un trabajo minucioso, confeccionando pequeños insectos que iba pegando en el lomo del libro. “Y para terminar te voy a hacer una rosa”. Ahora tenía yo el labio inferior entreabierto.

Las yemas de sus dedos ejercieron una ligera presión sobre cada pétalo.

Súbitamente se abrió la puerta del establecimiento. Entró una mujer muy elegante que le preguntó si ya le había forrado los libros. El chico le sonrió mucho más ampliamente que a mí, iniciando una animada conversación con ella. Me apresuré a abrir el monedero para pagarle, mis dedos estaban torpes. Me sentí muy poca cosa. Lamenté mi pelo descuidado, mi falta de maquillaje. Protegí el paquete bajo mi gabardina y al traspasar el umbral de la puerta pude oír como la clienta le reprochaba que a ella nunca le había hecho un paquete tan bonito.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Ya sabía yo que ese corto tenía un microrrelato detrás. :)
No dejes de hacer cortos, me han gustado mucho. Son microrrelato transformado en imágenes.

Un saludo Beatriz

Rosana

Sinsellos dijo...

Hola Rosana, compañera de finales y principios ;-) ¿sabes algo de Alfaguara? Creo que nos deben unos libros...

Muchas gracias por seguir leyéndome, y yo a ti... ¿cómo te puedo seguir?

Besos

Anónimo dijo...

Pues no, de Alfaguara ná de ná, y sí, nos deben una antología...ejem, ejem...

De momento no tengo blog, ni web pero puede ser que con la caída de l ahoja me aniem a ello. Te avisaré debidamente :)

Rosana

alberto dijo...

Es posible que haya habido alguna modificación, pero el corto ha sabido conservar el espíritu del relato, al leer éste me venían al recuerdo las imágenes de aquél. Estallidos vitales son las mariposas que revolotean en el estómago como entre los dedos del ser amado aletean sus reflejos de papel...

Clarice Baricco dijo...

Ay que bonita historia, saber como se originó.
Lindo relato.

Abrazos.