Nothing lasts really. Neither happiness nor despair. Not even life lasts very long. (Brief Encounter, 1945)

jueves, 14 de abril de 2011

MÍA


Un apuesto joven al que besó en los labios con dulzura resbaló poco después y se rompió la pierna. (...)
Guardo el relato para futuros usos, gracias a quienes lo habéis comentado

Beatriz Alonso Aranzábal


Esta semana volví a participar en el concurso de microrrelatos de Cadena Ser y Escuela de Escritores, y estaba muy satisfecha con el texto enviado, pero claro, al ver que de los tres finalistas al menos dos son finalistas de ediciones anteriores (y amigos) me di cuenta de lo que crudo que está el tema... En cualquier caso ahora lo puedo compartir aquí, ya sabéis, menos de 100 palabra y una frase inicial: "Un apuesto joven al que besó en los labios con dulzura".

11 comentarios:

No Comments dijo...

Buen intento, al margen de sapos y príncipes. La deriva hacia las sirenas, le dio otro aire a la frase inicial.

Un saludo indio

Odys 2.0 dijo...

Es un relato precioso, ante el que caigo rendido y sin fisuras. Algunas de las imágenes que evocas forman parte de mi mitología ideal. El faro, el farero tramposo, el sutil enredo en el que la sirena, sin desearlo, contribuye a hacer cumplir los designios del padre celoso. Complicado como una tragedia griega, bellamente trazado.

El dedo de los dioses no siempre se posa donde los hombres piensan que debería posarse. Por eso nosotros contamos cuentos mientran ellos revientan sapos ;-)

Los pretendientes de Ligeia dijo...

Si la quiere de verdad volverá con muletas. Preciosa historia. Saludos

Gemma dijo...

Pues me parece muy buena tu aportación. Que sea el padre el que la retenga, celoso de que le quiten a su hija querida, le da al cuento una carga dramática y un verismo muy logrados.
Abrazos

Cristina dijo...

Hermoso, rómantico. Tus textos brillan con luz propia no les hace falta un premio.

Un abrazo!

Sinsellos dijo...

Os agradezco tanto vuestra visión del relato, la verdad es que quizás condenso demasiadas historias dentro de 100 palabras... pero me gustan así... y si tuviera continuación la historia probablemente volvería el apuesto joven con sus muletas... (gracias Ligeia, no te conocía).

Cristina: está claro que me acabáis de dar un gran premio. Odys, qué bien que has reaparecido. Indio, sin mencionar a las sirenas las hemos evocado. Gemma, un padre posesivo, ¿capaz de provocar una tragedia?

besos muchos
Bea

Rosanita dijo...

Es un relato no solo muy bueno también es precioso, bello, profundo, así que cerca tiene que haber andado. Y no te has ido po rlas "ranas"....;)
Tiene muchas lecturas...mequito el sombrero y los pies si hace falta bella Bea.

Un abrazo grande

Jesus Esnaola dijo...

Es un micro precioso, Bea, y además has conseguido que la frase inicial, espantosa, no chirríe.
Como dices, esta vez estaba muy difícil, el dream team al completo luchando por la victoria.

Yo en estos casos siempre me quedo con que has conseguido un micro genial.

Abrazos.

Ana dijo...

¡Vaya, llegué demasiado tarde! a ver si espabilo la próxima vez.
Saludos, Bea

Sinsellos dijo...

Hola Ana, es que el otro día me dió por ahí y me guardé los últimos micros, otro día me dará por allá y los sacaré del cajón, en fin, cosas de internet y las dudas, un besazo, me alegro que sigamos compitiendo

Rosanita dijo...

Di que sí, Bea. Seamos ecológicos ReCiclemos. ;)


Beso