Nothing lasts really. Neither happiness nor despair. Not even life lasts very long. (Brief Encounter, 1945)

jueves, 20 de octubre de 2011

Uno a uno




No pudo evitar mirar de reojo la puerta del apartamento, ahora precintado. Allí  pasaba consulta una doctora que (...).
Guardo el relato para futuros usos, gracias a quienes lo habéis comentado.

Beatriz Alonso Aranzábal

Sin suerte en el concurso, pero satisfecha con el resultado, vuelvo a participar en Relatos en Cadena porque me obliga a crear microrrelatos contrarreloj.

El ratón de Guetaria visto desde la playa de Zarauz, junio 2010

11 comentarios:

Roxie girl dijo...

Bien Bea, es un microrelato trabajado, pulido y original.

La maquinaria comienza a moverse, suenan las bielas...we are on the road again girl..

Baci famiglia

Ana dijo...

Sobre todo original, ánimo Beatriz.Creo que ya hay frase para la siguiente ronda,
Abrazos

LPO dijo...

¡Qué partido le sacas a ciertos objetos!
Las gotas adelgazantes en "Penelópez", ahora las pinzas de depilar...

Sabes encontrar notas concretas que dan una especie de fuerza plástica a los textos, a la vez que cargan significado.

¿Un nuevo subgénero, el 'microrrelato contrarreloj'? Para practicarlo, imagino unos cronómetros de mesa, como los de los ajedrecistas.

Un abrazo
L

Roxie girl dijo...

Se me olvídó decir que me encanta el final:

Pero todos sabían que era por los andares de los ciudadanos. Pisaban de otra manera.


Ese "pisaban de otra manera..." :)

Arte Pun dijo...

Me parece brillante la idea de extirpar los miedos mediante depilación de la cabeza. Como conclusión del relato, parece que tenemos más miedos que pelos en la cabeza. Muy bueno.
El final es más arriesgado de interpretar.
En los consursos no creo mucho, pero le has sacado su lado positivo, te obliga a escribir y eso está bien.
Gracias por el relato y suerte. Abrazos.

Pablo Gonz dijo...

Podrías probar, digo yo, a modificar un micro que ya tengas para que encaje con la frase inicial.
Un abrazo,
PABLO GONZ

Gemma dijo...

Desde luego, hay gente a la que no le conviene que las cosas marchen demasiado bien. Me encantó.
Un abrazo

Beatriz AA dijo...

Gracias por comentar, me inspiré (contrarreloj) en la incertidumbre y el miedo como "armas" de control sobre la ciudadanía, y en la certeza de que sin miedos avanzaríamos, "pisaríamos", con más seguridad y confianza en nosotros mismos.

Una pinza de depilar no es una varita mágica, pero ¿se le parece?

Un abrazo afectuoso
Beatriz

Lazaro dijo...

Nuy original, comparar los temores con los cabellos.Ojala andara la doctora por ahi, operando en otro sitio, salvando a la gente de sus miedos al sistema. Un saludo.

Fernando Martínez dijo...

Acabo de aterrizar en este microcosmos y he decidido participar en los microencadenados de la ser o no ser.

La frase "lo importante es participar" nunca me ha dicho nada, pero viendo el nivel de los autores que se presentan, para mí ya será suficiente que no me devuelvan el relato con un mail de "PROHIBIDO PARTICPAR NUNCA JAMÁS".

Felicidades por el relato y persevera.

Estoy de paseo, dando saltos de microblog en nanoblog, atraído por el título como un explorador en una tierra desconocida.

Te dejo enlace al mío por si te apetece pasar a criticar. Destruir para aprender.

Un saludo.

Fernando Martínez dijo...

http://espiralesdetinta.blogspot.com/2011/10/el-rey-de-las-piedras.html
Creo que se me olvido dejar el enlace...