Nothing lasts really. Neither happiness nor despair. Not even life lasts very long. (Brief Encounter, 1945)

viernes, 1 de enero de 2010

10 Años de Cartas Sin Sellos

En otoño de este nuevo año mi web Cartas Sin Sellos cumplirá diez años. A menudo me entran dudas sobre su continuidad, dado que ya no cumple el papel tan importante que tuvo en sus primeros años: un lugar donde tantas personas de diferentes países compartían pensamientos y reflexiones (Cartas Abiertas), dedicaban palabras al desamor (Cartas Imposibles), contaban sus experiencias (Cartas Adolescentes)...

Según un contador de visitas el 14 de enero de 2006 visitaron la página más de 3000 personas (parece que el día de San valentín muchos se acuerdan de las cartas). Actualizaba el sitio prácticamente a diario, llegaban tantas cartas al buzón que me costaba tiempo y esfuerzo mantenerlo al día, con las cartas bien editadas y corregidas (si había faltas de ortografía), y acumulaba tantos archivos de cartas publicadas (miles) que tenía que pagar cada vez más hosting, o sea, alojamiento en internet, debido al alto número de visitas. Siempre he dicho que "morí de éxito".

Intenté cerrar el sitio (por fatiga y otras inquietudes) y en 2007 lo dejé inactivo unos meses, pero me llegaron cartas preguntando y esperando el regreso de Cartas Sin Sellos. Creo que la función de dar voz a tantas personas se diluyó con la aparición de los blogs y las redes sociales, ya que en estos dos últimos años llegan ya muy pocas cartas al buzón. Aunque creo que hay otro motivo: antes había un formulario para mandar las cartas, es decir, cualquiera podía ponerse a escribir directamente en la pantalla, dar a enviar, y yo recibía esa carta, a menudo de forma anónima. Sin embargo por cuestiones técnicas (antes de crear CARTAS SIN SELLOS hice un cursillo de 15 días para hacer páginas web, y desde entonces funciono de una manera muy simple... no he actualizado mis conocimientos, que son muy pobres) actualmente no hay formulario, sino que hay que enviar la carta desde un correo electrónico, lo cual frena la espontaneidad y elimina el anonimato.

Por otro lado hace años preparé una pequeñita selección de Cartas Imposibles y edité un libro muy bonito que hasta la fecha no he publicado. Ahora que hay en internet editoriales que te lo imprimen y que editan a demanda del consumidor (bobuk, blurb...) trataré de hacer "papel" estos dos libros que tengo preparados desde hace tiempo: "100 Consultas Adolescentes por Internet" y "Cartas Imposibles". Y, si me animara, debería preparar uno que se llamara... Diez Años de Cartas Sin Sellos.



Resumen de cartas publicadas desde octubre de 2000 hasta diciembre de 2009: Cartas Imposibles: 3.095, Cartas Adolescentes: 2.383 (únicas secciones en curso actualmente). Otras secciones: Cartas Abiertas: 1.497, Cartas Definitivas: 98, Postales : 67, Cartas Literarias: 29, Cartas Invitadas: 5, Cartas Culinarias: 24, Libros de Cartas: 9, Mensajes: 309, Consultas psicológicas: 444, Consultas adolescentes: 400.

11 comentarios:

Santos dijo...

Tecnología, cambio de hábitos, vete a saber qué..., lo cierto y verdad, Bea, es que abriste un espacio precioso del que muchos te estaremos eternamente agradecidos. Feliz año. Un abrazo.

Santos

Sinsellos dijo...

Hola Santos, tú escribiste mucho, fuiste un gran apoyo, ahora tienes tu propio blog, son los tiempos... ¡y es un gran avance!
Yo te agradezco a ti formar parte de CSS, besos

Mª Ángeles Sánchez dijo...

Gracias Bea, por tu comentario en mi blog de viajes-fotos.
Hace unos días hice un comentario en esta entrada, pero no sé qué ha pasado, que no está.
Lo que te decía, es que siempre me ha gustado escribir "Cartas con sellos", pero desde que comenzó la tecnología de mandar correos electrónicos, yo, me sigo emocionando cuando veo mi buzón de correos lleno de mensajes.
Escribo igual que si escribiera sobre una hoja, de esas de una ralla. Me parece que tu blog es precioso, y no debes dejarlo. Puedes darle un empujón, y si te puedo ayudar en algo, pues aquí estoy, porque es muy bonito escribir y recibir cartas.
En mi blog, de la caracola, hay ya alguna carta, de las que escribí en un momento determinado.
Feliz Año 2010 para tí también.

Sinsellos dijo...

Hola Mª Angeles, tu comentario está en la entrada anterior, no se ha perdido. Ya veremos qué pasa este año respecto a Cartas sin sellos (que es una web, no un blog). Cuando tengas ganas de escribir una carta imposible, ya sabes a qué buzón enviarla. Un beso

Tania dijo...

Cartas sin sellos sigue siendo uno de los lugares más preciosos que ya conocí. Es para mi un lugar muy especial. Felicidades y gracias, Bea.

Y, claro, espero que luego se pueda ver esos libros!

Um abraço grande.

Clarice Baricco dijo...

Es un trabajo IMPRESIONANTE y estoy orgullosa de conocerlo a tiempo.
Sé que no es fácil decidir si continuar o cerrar la etapa. Me duele pensar que se cierre, pero esto de las nuevas puertas que llegan y etc.
Espero que lo pienses bien y sea lo que sea, has dejado ya una fuerte memoria.

Lo del libro me parece genial y soy de las primeras que lo quiero.

Muchas felicidades Bea por esta experiencia tan profunda y hermosa que has vivido y que tu gran Carta SÍ ha tenido sellos y ha volado por muchas partes.

Mis abrazos.

Cristina dijo...

Felicidades a cartas sin sellos y claro a su autora! Un legado hermosísimo para todos los que amamos enviar y recibir cartas.
Recibe un gran abrazo por el año nuevo, me apunto para tener esos dos meravillosos libros.

Besos

MANUEL IGLESIAS dijo...

En mi Blog venusyjanobriga vengo rastreando cortometrajes españoles. Tu "Papiroflexia" me ha gustado y quiero compartirlo con mis seguidores. Enhorabuena, con esto descubro tu web, tu blog y tus inquietudes. Gracias y un saludo

Sinsellos dijo...

Clarice, Cristina, un placer tener la oportunidad de devolveros el saludo. Veremos cómo se presenta, y transcurre, el año.
Manuel, me hace muchísima ilusión que difundas mi cortometraje en tu blog (al que ya me he suscrito), y te agradezco el apoyo.
Un abrazo grande
Bea

オテモヤン dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Mariángel dijo...

¿Estará por ahí todavía mi carta?, ya no me acuerdo cuando la escribó-
Cariños,
Angélica