Nothing lasts really. Neither happiness nor despair. Not even life lasts very long. (Brief Encounter, 1945)

jueves, 7 de octubre de 2010

Pesadilla

Como los ángeles al caer del sol, yo también entraba en un sueño profundo, (...)
Guardo el relato para futuros usos, gracias a quienes lo habéis comentado
B.A.A.

Según he oído en la radio hemos mandado casi 1300 relatos con este comienzo que, la verdad, no sé qué quiere decir... vamos, qué aun no sé qué hacen los ángeles al caer el sol. Yo me he decidido por sobar, pero vaya usted a saber.

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Bea a mí me encanta tu micro(la relatividad del mal y el bien, además de la historia) pero creo que la parte final de la frase era...al caer el sol, no al caer del sol.

A ver si lo han echado para atrás por esa chorradilla.

Besos pasarlo muy muy bien esta tarde.

Rosana

Sinsellos dijo...

Ja ja ja ja... qué risa, se me escapó la d. Pero lo escribí sabiendo bien el principio. De hecho, si la frase hubiera sido "del sol" el relato habría sido más... ¿vertiginoso? ja ja

Rosana, decubrí esta mañana que tienes apodo en blogger, pero al hacer clic dice que no tienes perfil público, o sea, que no se puede contactar contigo (aun) a través de los blogs...

Anónimo dijo...

Aún no...pero se aproxima el momento. :DDD

Malena dijo...

Definitivamente, los ángeles duermen al caer el sol. Por eso la noche tiene ese halo non sancto.

He leído varios pero no creo que llegue a ver los 1300!!!

Me gustó el tuyo.
Beso.

AGUS dijo...

Buen micro, Beatriz. Coincido con Rosana. El giro final o los dos giros - primero el coma y luego el demonio - están muy logrados. Consigues mantener la tensión y el conflicto hasta el final.

Enhorabuenas, ánimo y un abrazo.

odys69 dijo...

Yo también sigo sin saber qué hacen los ángeles al caer el sol. Excepto algunas almas tocadas por dedo divino del ala, nadie lo sabe, así que cualquier opción es tan válida como la que más. Tan válida como despertar del coma ahogado en remordimientos.

Lástima, hubiera sido todo un puntazo tener que comenzar el relato de esta semana con un "el diablo soy yo".

Besos.

Miguel Torija dijo...

Inesperado final. Estás compadeciendole por el coma y entonces ... Malvado y mentiroso. Tal cual pasa en la vida real.

Buen relato.

Anónimo dijo...

A mí me gusta mucho la historia, Bea, pero tengo la impresión de que meterla en cien palabras (buen intento!) es casi imposible. ¿Tú reciclas? Yo lo haría.
(Esta semana te daré la oportunidade de "vengarte"):-)

bico

Sinsellos dijo...

Amigos anónimos, menos mal que somos pocos en este patio, y por el bico sé quién eres (¿y cómo sería la venganza? disparando letras seguro) y en efecto me costó un montón reducir a cien, y como bien dice Agus para colmo meto dos giros al final, que Odys resume perfectamente ("despertar del coma ahogado en remordimientos"), y creo que empezar un relato con "El demonio era yo" habría sacado a luz nuestras aves nocturnas y nonsanctas (como bien señala Malena), lo malvado como dice Miguel, y desde un ciber que estoy (con los cascos puestos escuchando Painted Bird de Siouxsie), me despido, no sin antes avisar que me retiro del concurso, uf, tantas energías puestas en reducir a cien, ahora quiero escribir cien mil...

Abrazos

Miguel Torija dijo...

Pues es una lástima. Tus dos últimos intentos eran muy buenos.