Nothing lasts really. Neither happiness nor despair. Not even life lasts very long. (Brief Encounter, 1945)

domingo, 12 de abril de 2009

Carta de una desconocida


Durante esta pascua he releído “Carta de una desconocida” del escritor austríaco Stefan Zweig (1881-1942), disfrutando de la intensidad y el ritmo que el autor despliega en una carta de amor y despedida.

No sería la única vez que lo hiciera, pues fuera de la ficción, en su vida real, la decadencia de un mundo abocado al desastre de Hitler y la segunda guerra mundial le llevó a quitarse la vida (vivía exiliado en Brasil) y escribir a su ex mujer una carta póstuma (se puede leer en el blog sobre Stefan Zwig).

También recordaba que se hizo una película inspirada en este libro, con el mismo título y dirigida por Max Opülhs (1948), de la que se puede leer la trama en el Blog de Desconvencida.

Aquí va un fragmento (Ed. El País/Clásicos del siglo XX, 2003; traducción de Berta Conill):
Me miraste con asombro. Yo te miré con todas mis fuerzas: “Reconóceme, ¡reconóceme de una vez!”, gritaba mi mirada, pero tus ojos me sonrieron cordiales e inconscientes. Me volviste a besar, pero no me reconociste. Me apresuré en llegar a la puerta porque sentía que acudían las lágrimas a mis ojos y no hacía falta que lo vieses. De tan impetuosamente como salí, en el recibidor por poco me choqué con Johann, tu sirviente. Con inmediata consideración y con su timidez característica, se echó hacia atrás, me abrió la puerta de un golpe para dejarme salir y entonces –en aquel segundo, ¿me oyes?- en el único segundo en que miré a aquel hombre envejecido, cuando le miré con los ojos llenos de lágrimas, de repente, se le iluminaron las pupilas. Sólo en un segundo, ¿me oyes?, en un segundo aquel viejo me reconoció, él, que no me había visto más desde que era una jovencita. Hubiese podido arrodillarme ante él por haberme reconocido y besarle las manos, pero sólo saqué los billetes de banco que me habías adjudicado y se los di.

3 comentarios:

Tania dijo...

Precioso fragmento, da ganas de leer más - y por eso ya está anotado en un cuaderno (ah, la pasión por los libros...). Gracias por compartilo.

Una buena semana para ti, Bea.

Abrazos

pd – me gustó la nueva cara del blog, ¡está hermoso!

desconvencida dijo...

Te recomiendo la película si aún no la has visto, es una maravilla!

Sinsellos dijo...

No estoy segura de no haber visto la película (si asi fue debió ser hace treinta años...), pero ojalá tenga la oportunidad de verla. Se habrán introducido muchos elementos que en el libro no existen, ya que se lee casi del tirón. En cualquier caso, Desconvencida, por lo que cuentas en tu blog parece una pelicula muy emotiva.

Tania: el autor vivió en tu país hasta que se quitó la vida, quizás te sea fácil encontrar sus libros traducidos a tu idioma.

Besos a las dos