Nothing lasts really. Neither happiness nor despair. Not even life lasts very long. (Brief Encounter, 1945)

jueves, 23 de septiembre de 2010

Sigo participando...


Buzón brasileño (Tania de Souza)

Y dio otro bocado sentado en el coche, mirando cómo las nubes pasaban sobre la luna. Tenía que vigilar la mansión de un futbolista que recibía visitas de un narcotraficante, y la investigación se llevaba con tanto sigilo que ni siquiera a su mujer le pudo contar adónde iba. Otra noche sin poder despanzurrarse en el sofá. De un taxi bajó una rubia, y sobresaltado creyó reconocer a su mujer, pero una nube oscureció la escena y ella desapareció tras la verja. Rabioso, empezó a mordisquear las migas esparcidas sobre su barriga, llamándola inútilmente al móvil, que estaba apagado o fuera de cobertura.
B.A.A.

8 comentarios:

No Comments dijo...

A seguir intentándolo. Ahora tenemos dos semanitas más.
Suerte.

Un saludo indio

Lola Sanabria dijo...

La idea del micro es buena, pero creo que le faltó pulirlo un poquito, quitar explicaciones, buscar frases más contundentes, no sé, me pareció falto de fuerza.

Besos.

Sinsellos dijo...

Lola, qué alegría y lujo contar contigo. La verdad es que estuve a punto de no incluirlo, por lo absurdo que me quedó asi de comprimido, pero me hubiese perdido esto: vuestro saludo, el indio y el tuyo. Mandé otro de corte muy distinto (que tampoco está logrado) y lo subiré mañana, al menos son una excusa para el intercambio de palabras e incluo para recibir una certera y constructiva crítica. Besos

odys69 dijo...

Me encanta ese "neither happiness nor dispair" del encabezamiento.

En cuanto al relato, quizá su punto débil sea el argumento, por trillado -hombre que ha de vigilar a otro hombre descubre que éste está viendo a su mujer-, pero me gusta cómo está escrito.

Y lo que tú dices, ahora hay un par de semanitas para masticarlos mejor ;-)

Sinsellos dijo...

uf, releo lo del futbolista y el narco y la verdad, qué pena, con poner "una mansión con sospechosas visitas" valía, detalles tontos, pero bueno, lo dicho, que recibir visitas agrada... (las vuestras, no de narcos).

Odys, haz clic en la entrada Breve Encuentro y verás un fragmento de la película donde se pronuncian esas palabras...



Besos

AGUS dijo...

Ánimo Beatriz. Respecto al micro, coíncido con odys. Pero en sí, esta bien logrado, especialmente, la imagen final, con las migas en la barriga. Cuando lo he leído, he pensado que quizás el hombre que vigila podría descubrir que es él mismo quien entra en la casa. No se, te lo dejo ahí.

Un abrazo.

odys69 dijo...

También existe la posibilidad de que la mujer sea el narcotraficante :-)

He visto el corto. "I want to remember every minute, always, always to the end of my days". Podría ser un buen resumen de la filosofía vital de Albert Camus.

Un abrazo, y buen finde.

Sinsellos dijo...

Gracias Agus por tu propuesta, aunque cuando lo escribí se me fue la idea hacia lo que apunta Odys, que la mujer era la narco... en realidad el relato iba sobre una un poli gordo que se come un bocata y una nube inoportuna. ¿Es esto ficción? Ja ja