Nothing lasts really. Neither happiness nor despair. Not even life lasts very long. (Brief Encounter, 1945)

jueves, 4 de noviembre de 2010

Homenaje a Emily Dickinson

Desde la adolescencia conozco a Emily Dickinson (1830-1886), gracias a unos versos que memoricé a través de una revista italiana de moda y reportajes, "Grazia", que tenía una sección de poesía. Aun hoy los recuerdo:

Per fare un prato ci vuole un ape,
un poco di trifoglio,
e un sogno.
Ma se non hai l'ape,
ti basta il sogno.

Con los años fui conociendo más a la autora y me dejé seducir por sus oníricas imágenes, sus palabras a veces duras, su mundo interior e inquietante... Recuperé el poema original:
TO MAKE A PRAIRIE

To make a prairie it takes a clover and one bee,
One clover, and a bee.
And revery.
The revery alone will do,
If bees are few.
Y volviendo a la época en que mandaba textos a la web de La Ventana de la Cadena Ser (para el espacio de Juan José Millás), mandé mi particular homenaje a Emily y a su tierno poema que nunca olvidé. No es una traducción sino, como digo, un homenaje. Se publicó en la web del programa el día 21 de abril de 2003.

Para tener un día feliz hace falta
perder la cuenta, regar las plantas,
cambiar el paso, besar un sapo.
Y si no tienes agua
te basta un cántaro.   
(B.A.A.)

7 comentarios:

Maite dijo...

Vienen bien estos pequeños homenajes que nos acercan a escritores de la talla de la estadounidense Emily Dickinson, personaje con una vida muy curiosa, me recuerda algo a Van Gogh.
Tu poema, realmente bueno. Me lo guardo en un cajón.
Un abrazo

Propílogo dijo...

Mi primer libro de poemas era de Emily Dickinson. Alguien me lo regaló, tal vez, para inculcar algo que no consiguió inculcar.
No entonces.
Recuerdos de La Ventana. Voy a colgar uno mío de entonces.
Saludos

odys69 dijo...

Emily Dickinson es una completa desconocida para mí.

Bonitos poemas, el original y el homenaje, irradian un optimismo contagioso.

Besos.

Rosana dijo...

Me gusta tu poema tanto como el de Emily.

Veo que creó toda una comunidad aquella ventana.

Un abrazo

Sinsellos dijo...

Para mí el optimismo de este poema es triste, como otras cosas son de un pesimismo alegre...

Gracias Maite, por pasear tu cisne por mis palabras; gracias Gabriel por compartir recuerdos; gracias Alberto y Rosana por dejar vuestro aprecio.

Besos

Puck dijo...

Hola buenas!!! Me encantó y, si no te importa, me llevo tu homenaje a la charca de las ranas.
saludillos

Beatriz AA dijo...

Hola Mar, me hace ilusión que lo aprecies y te lo lleves con tus ranas, ¡qué mejor sitio para mi cántaro!
Un beso