Nothing lasts really. Neither happiness nor despair. Not even life lasts very long. (Brief Encounter, 1945)

lunes, 15 de noviembre de 2010

Incidente

Alguien vio a un hombre haciendo fotos en el parque infantil, y en seguida se extendió el temor, en la guardería cercana, de un robo de niños. Como medida de seguridad, se decidió entregar a los hijos de uno en uno, tras guardar los padres una rigurosa fila en la entrada y decir, en voz baja, el santo y seña acordado. Sin embargo, en pocas semanas, la recogida de niños volvió a su habitual desorden, y sólo una madre, al cabo de un año, seguía consumiendo ansiolíticos.
B.A.A.

10 comentarios:

Jesus Esnaola dijo...

Cuentan que Sissi, la de verdad, fue asesinada clavándole en la espalda un estilete tan fino y afilado que siguió andando unos metros sin darse cuenta de estar herida de muerte.
Una sensación similar me ha creado este micro.

Un beso, Bea.

Sinsellos dijo...

Lo que cuento al principio y al final del micro no es ficción.

Esto lo viví cuando mi hijo era muy pequeño, existía la leyenda urbana de que no te descuidaras con el carrito de tu bebé en el Corte Ingles...

A mí las cosas de la vida me impresionan y las escribo, y luego no parecen verosimiles. Tengo otro "Incidente" que me resulta surrealista, pero que ocurrió como lo conté.

Me alegro de saludarte, otro beso.

Mª Ángeles dijo...

A mí también me han entrado escalofríos. Será porque soy madre, y también he sufrido esos miedos.

manuespada dijo...

A nosotros nos decían de pequeños que tuviésemos cuidado que había un señor en el barrio que abusaba de los niños. Nunca supimos quien era, pero consiguieron acojonarnos el año entero. Quizá ni existía.

R.A. dijo...

Siguen ocurriendo esos incidentes, lo que los convierte en inquietantes es la duda de si sucederá o no. Un referente : el hombre del saco. Captas muy bien la locura cotidiana.

Un saludo amiga.

David Figueroa dijo...

Me identifico con el comentario de Jesús. Buen micro.
Un Abrazo.
David.

Propílogo dijo...

También de acuerdo con Jesus. Y que conste que él es el primero que nos deja helados con historias de niños.
Tengo unos amigos en Mexico DF. Viven en una urbanización cerrada. Sus amigos, si pasean por la ciudad con los niños, los llevan atados.
Saludos parentojonados

Sinsellos dijo...

Qué poder tienen ciertas leyendas urbanas, qué pena que pueda más el miedo que el raciocinio. Qué pena caer en un trastorno por un simple comentario, o bulo.

Un abrazo cariñoso Manu, Rosana, Ángeles, Gabriel, David, y de nuevo a Jesús por romper el hielo con su estilete.

manuelgs dijo...

"Sin embargo, en pocas semanas, la recogida de niños volvió a su habitual desorden..."
Yo aquí pensé "qué bueeeno".
Bco

Sinsellos dijo...

otro bico para ti Manuel