Nothing lasts really. Neither happiness nor despair. Not even life lasts very long. (Brief Encounter, 1945)

domingo, 8 de diciembre de 2019

Presentación libro NEGROSCURO


VIERNES 6 DE DICIEMBRE 2019 SALA THE CAVERN. NEGROSCURO (Milenio, 2019)

Por la profundidad y el rigor con que aborda la historia de grupos míticos de la onda siniestra española es el libro imprescindible para conocer o recordar aquella época.

Foto de Edgar Caprotti

De izquierda a derecha: Beatriz Alonso Aranzábal, Ana Curra Fernández, Pablo Martínez Vaquero (autor), Miguel Trillo, Per Mertanen y Javier de Castro (editor).


Foto mía desde la mesa





El texto de mi intervención:

A finales de los 70 y principios de los 80 las inquietudes avanzaban tan deprisa como las notas musicales, la experimentación y los atuendos. Pasamos de llevar el pelo largo, las camisas paternas, los chalecos de señor de pueblo, a usar colores fosforito para molestar a los últimos hippies, y a los virtuosos del rock, con frivolidades como querer ser un bote de detergente para salir en la tele. Era oponer lo ligero a lo profundo, lo moderno a lo antiguo. Ser calificada como “moderna” nunca fue un elogio positivo, sino bastante despectivo. De la ropa rota (rasgada por nuestras propias manos) y las tachuelas que colocábamos en cazadoras vaqueras y muñequeras de cuero pasamos durante una temporada a la elegancia mod (gabardinas, blanco y negro en cuadraditos), para bailar ska desaforadamente con la música interracial de Specials, Beat, Selecter.
Eso sí, te tenías que inventar tu modelito y los accesorios, rebuscando en los almacenes baratos y en el Rastro. No eran modas, fue una evolución. Y entonces lo más luminoso y desenfadado se fue oscureciendo y adquiriendo matices nuevos. De lo simple a lo complejo, de lo explosivo a lo contenido, de los Buzzcocks a los Banshees. Éramos jóvenes y teníamos que mostrar al mundo que teníamos nuestra propia velocidad. Muy acelerada al principio, para entrar después en un ritmo más pausado, o no, chirriante, melodioso, intenso… todo lo que marcaría una época musical inolvidable: la música siniestra. Una etiqueta para entendernos, una etiqueta para organizar un caudal de sonoridades que nos invadió. Una música que no se agota tras varias escuchas, sino que pide más, escucharla una y otra vez, en un bucle repetitivo. La música siniestra se escuchaba hasta la obsesión. Creaba una atmósfera envolvente que se convertía en una habitación propia, un mundo compartido con otras personas, en una enorme minoría. Quienes caímos en las redes de la influencia afterpunk de cure, joy division, siouxsie, killing joke, etc nos quedamos atrapados una buena temporada. Si tengo que elegir un disco que resume todo aquello es el Juju de Sioxsie and the banshees.  Me transporta a una época, a finales de 1981 y 1982,  en que ya había terminado la etapa escolar, y me adentraba en el mundo adulto mientras viajaba en un autobús urbano hasta el solitario campus de Somosaguas. Para vivir unidos, dónde están tus golpes, no debiste asustarme, ahora tan lejos, la línea se cortó. La estética asociada, inicialmente, era sobria, oscura y elegante. Más tarde empezó a recargarse y se convirtió en gótica, convirtiéndose en un estilo urbano bien definido que hoy en día tiene sus adeptos. La imagen no se correspondía con nuestro estado de ánimo. Posábamos serios, pero nos reíamos un montón. No obstante, una parte de nosotros era oscura. Las canciones más melancólicas nos revelaban que aparte de las risas había desafíos a la vuelta de la esquina, y decisiones que tomar. Decisiones que nos correspondían a nosotros, con 18 años se era mayor de edad y nos poníamos en el disparadero de salir del hogar familiar y buscarnos la vida. En ese proceso nos acompañó una música que a fuerza de ser escuchada una y otra vez en vinilos y cassetes impregnó nuestros días y nos dejó un poso que revive cuando detectamos su sonido. Gracias al prolijo y detallista trabajo de Pablo Martinez vaquero aquel movimiento ha quedado documentado y al alcance de quien quiera conocer y comprender una parte de nuestro pasado musical.






1 comentario:

Jesús Zoquillo dijo...

Realmente excelente tu comentario o introducción del tiempo y época pasados en aquellos años muy coherente sobretodo Bea, para mí por la descripción y explicación de todo lo ocurrido tienes un 10 amiga Beatriz. Un gran abrazo y un beso de Jesús Zoquillo Z#